¿Tienes 40 y pisas el gimnasio por primera vez?

Esto te interesa. Porque si hasta ahora el hacer deporte no era una prioridad, has de saber que empezar a los 40 para quemar grasa, combatir la flaccidez o mejorar tu estado de salud en general no es tan sencillo. Pero como nunca es tarde (si la dicha es buena) te conviene tomar nota de esos cinco consejos para triunfar en el intento y notar resultados.

Sabemos lo difícil que es empezar a hacer algo nuevo, más aún cuando se trata de entrenar y queremos mantenernos firmes y jóvenes. Por eso hemos hablado con Sara Álvarez, co-fundadora creadora del método RETO48, para que nos cuente todo lo que hay que saber antes de empezar a entrenar a los 40. ¡Y conseguir los mejores resultados!

Tómatelo con calma, no tienes 20 años

No lo olvides, y menos aún si nunca te has calzado unas deportivas. Como detalla Sara Álvarez, “el metabolismo es más lento, el cuerpo menos agradecido y las hormonas juegan en contra. Los objetivos deben ser más realistas y el esfuerzo más intenso y sostenido. La edad siempre es un factor importante, pero cuando hablamos de empezar a entrenar, hay otros aspectos que hay que tener en cuenta son el estado del que se parte, así como si existen patologías o lesiones previas y los objetivos que se quieren alcanzar”.

El entrenamiento de alta intensidad, será a mejor opción

“Los mejores ejercicios son los de cardio, HIIT o funcionales, ya que logran una alta quema calórica y generan un efecto de continua quema a lo largo de día. Sin embargo, es importante, sobre todo a los 40 años, combinarlos con ejercicios de fuerza para que la grasa que perdamos, la logremos convertir en musculo, ya que es el mayor quemador de calorías que tiene nuestro cuerpo. Además, a partir de la menopausia, la masa muscular es necesaria para disminuir la pérdida de masa ósea y que los huesos se mantengan fuertes”, explica la experta.

Ni glúteo ni piernas ni brazos…, entrena todo el cuerpo

No te obsesiones con zonas concretas de tu anatomía. Como recomienda Álvarez, “una buena sesión de entrenamiento de fuerza debe incluir los principales grupos musculares de nuestro cuerpo. No hagas ejercicios aislados o descuides algunas zonas del cuerpo al empezar. A medida que vayas progresando y mejorando tu condición física, podrá aumentar la intensidad de tus entrenamientos, por lo que deberás ir reduciendo el número de ejercicios realizados para poder mantener la intensidad del entrenamiento y conseguir el estímulo necesario para seguir aumentando la fuerza muscular”.

Ve poco a poco…, ¡no te lesiones!

“A partir de los 40 años nuestros tejidos (vasos sanguíneos, tendones, ligamentos y músculos) pierden elasticidad por lo que los incrementos de peso deben hacerse de manera más progresiva y gradual. Nuestra recomendación es realizar cada ejercicio hasta el agotamiento local de los músculos implicados y guiarse por el tiempo de ejercicio”, explica la experta.

¿Entrenar a las 7 de la mañana? Sí, se puede

Y es el mejor momento. Tanto si tienes cargas familiares como si no, será el horario en el que posiblemente puedas ser más fiel. “Sé realista, no te marques a la semana más días de entrenamiento de los que realmente puedes cumplir y asígnate un horario fijo -e inamovible- para que las complicaciones del día a día no interfieran”, aconseja Sara Álvarez.

More from Ana María Ferrer
¿La revolución beauty? De la mano de Virtual Try-On
Porque atrás se quedarán todas las dudas de no saber qué tonalidad...
Read More
0 replies on “¿Tienes 40 y pisas el gimnasio por primera vez?”