Rentrée, o cómo lidiar con las pocas ganas de volver

“Encuentra la felicidad en el trabajo o no serás feliz”: esta frase se atribuye a Cristóbal Colón. Seamos sinceros, volver al trabajo después de las vacaciones cuesta. Por eso, la app de meditación Petit Bambou nos da algunos consejos para salir vivos de esta.

Estas pocas ganas de volver están relacionadas con lo que llamamos la depresión post vacacional. ¿Existe el término o nos lo hemos inventado? Existe, según Teo Luna, experto en mindfulness en Contextos de Salud por la Universidad Complutense de Madrid y colaborador de Petit BamBou. “Volver a la rutina después de un periodo en el que hemos salido de nuestro entorno y responsabilidad laboral puede ser un gran reto y se puede traducir en tristeza y desánimo. El tratar de concentrar todo el disfrute en esos días de vacaciones puede producir el efecto contrario cuando terminan, dándonos la falsa percepción de que todo lo que está fuera de ese periodo no es satisfactorio”. Según el experto, el culpable de la vuelta al trabajo sería el no aceptar el cambio de ciclo y las emociones que suelen desencadenarse son la tristeza, la frustración o incluso la ira.

Hay que reconocer que asociar felicidad a trabajo no es sencillo, pero tienen que ver, según la revista Journal of Work and Organizational Psychology con el bienestar que experimentemos en nuestro puesto. Y este bienestar se relaciona con una mayor creatividad laboral, con sociabilizar con los compañeros y los clientes y con una menor tasa de conductas contraproductivas. Al parecer, las emociones positivas se contagian de forma rápida, y los equipos que las experimentan colaboran más y mejoran su rendimiento laboral.

¡A por lo bueno!

“El disfrute permanente en el trabajo no existe. Es como buscar la felicidad permanente en la vida, una batalla perdida”, apunta Teo Luna. A lo que podemos aspirar es a tener suficiente nivel de conciencia para ver en qué momento estamos de nuestras vidas, aceptarlo y dar el siguiente paso hacia donde queramos dirigirnos”. Parte del disfrute está en encontrar las tareas y proyectos que conectan con nuestros propósitos o valores, y aunque la vocación es un buen punto de partida, no lo es todo. Influye también la autoestima: “No sentirme seguro en mi puesto de trabajo, bien porque sea una percepción de mi mismo o porque el contexto sea muy amenazante, provoca que los niveles de estrés se disparen, lo que merma a la vez nuestra capacidad creativa, incrementa los conflictos y la posibilidad de cometer errores. “Es fundamental tener claras las responsabilidades y tomar conciencia de nuestros recursos, no solo técnicos, también relacionales, aquellas fortalezas que ya tengo entrenadas y en cuáles tendría que poner más atención: esto hará que vayamos ganando autoconfianza progresivamente”, apunta el colaborador de Petit BamBou.

¿Cómo nos focalizamos en lo positivo?

Según el experto en mindfulness, las claves para volver al trabajo de la forma más amena posible son:

  • Tomar conciencia de los aspectos más agradables y satisfactorios del trabajo, dirigir la atención a lo bueno. “Tal vez tienes compañeros que ya son amigos, estás cerca de tu residencia o tu salario te permite llevar a cabo acciones reconfortantes”.
  • Reflexionar sobre tu situación actual. Ver cómo los recursos de los que dispones son suficientes para acometer tus funciones o si es necesario ajustarlos. “Esto te dará más confianza y motivación. No temas manifestar si necesitas más formación o entrenar habilidades, esto denota interés”, dice Teo.
  • Dar importancia al tiempo de ocio, familia y amigos. Cada espacio proporciona un bienestar diferente.
  • Buscar tiempo de descanso y sueño. El cansancio acumulado influye en la percepción de nuestra realidad y supone una mayor tendencia a la negatividad.
  • Incrementar tu conciencia corporal a través del ejercicio. Te ayudará a estar más presente y gestionar las dificultades.
  • Medita. A través de la meditación puedes encontrar momentos de calma que te ayuden a potenciar la visión positiva de tu oficio. Por la mañana o por la tarde, según preferencias, empieza con 10 o 15 minutos. Notarás cómo tu mente se va aquietando y tus estados emocionales se vuelven más estables, con menos impulsividad.
  • Respira. Esas ocasiones en las que te ves sobrepasada o sobrepasado mientras trabajas, puedes probar a parar durante 3 o 5 minutos y llevar tu atención a la respiración o las sensaciones corporales.

Recursos positivos, nuevo programa

Petit BamBou estrena el programa Recursos Positivos para ayudarnos a encontrar una mirada positiva y de confianza en el trabajo. Cultivar una buena energía, conectar con nuestros recursos para que nos sintamos la persona adecuada, utilizar la fuerza de la intención y acoger la incertidumbre con curiosidad y confianza. Para ello las sesiones se centran en aceptar lo que hay, ver el lado positivo, programarnos para abordar el día con la mejor disposición posible, repasar las cosas buenas del día al final, preparar positivamente acontecimientos inciertos o alimentarnos de los éxitos del día a día.

More from Carmela Gonzalez
Descubre las tendencias de moda para este otoño 2022
El verano llega a su fin y muchas se estarán preguntando qué...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.